miércoles, 18 de septiembre de 2019

La Agenda Indígena y la Elecciones Nacionales 2019: Evaluación de la actividad Jóvenes Eligen 2019

Septiembre 2019

A principios de este año algunos n´chalat habían planteado la posibilidad de que el CONACHA realizara una ronda de consulta a los presidenciables sobre sus propuestas en cuanto a la agenda de los pueblos indígenas. Se había considerado en su momento que la ronda se efectuará después de las elecciones internas (30 de junio), para que la consulta sea con los candidatos y partidos que se está seguro que tengan posibilidad de llegar al parlamento y a la presidencia.

Debido a los contactos que hemos establecido con la organización Espacio VAR (Voluntariado, Arte y Reflexión), fuimos invitados a participar de la ronda de consultas a candidatos presidenciales que dicha organización estaba pensando realizar. Consideramos que sería ideal combinar los intereses de ambas organizaciones y que nuestra consulta iba a tener más fuerza al estar en conjunto con la de otras organizaciones. Es así que los n´chalát Itupí y Sepé Itojmaú estuvimos asistiendo a las preparación de la actividad Jóvenes Eligen 2019. 

Además de Espacio VAR y el CONACHA se sumaron a la actividad Plataforma Animalista, Jóvenes Afros,Voluntarios de la Campaña Nacional por el Buen Trato, Mesa Nacional de Voluntariado y la Iglesia Metodista del Uruguay. La consigna fue impulsada por una pluralidad de organizaciones bien diversas. De esa diversidad y de las agendas e intereses particulares de las organizaciones que impulsamos la actividad salieron las 8 preguntas a los candidatos presidenciales. Preguntas por fuera de los temas que comúnmente se le consultan a los presidenciables. 

Los partidos políticos consultados fueron los 5 partidos que ya cuentan con representación parlamentaria (Frente Amplio, Partido Nacional, Partido Colorado, Partido Independiente y la Unidad Popular) más el partido nuevo de Cabildo Abierto que en las elecciones internas sacó una votación muy significativa. La inclusión de Cabildo Abierto fue un debate muy complejo ya que se monta en el autoritarismo de la Dictadura. Pero inspirados en un espíritu profundamente democrático, nuestras organizaciones decidieron darle un lugar a Cabildo Abierto. Hasta la ultraderecha tiene lugar en la Democracia. Las rondas de diálogo con los presidenciables quedaron armadas por marcos ideológicos: la primera ronda fue con la izquierda con la presencia de Daniel Martínez del Frente Amplio y Gonzalo Abella de Unidad Popular, la segunda fue con la Alt-Right (nueva derecha) con la presencia de Robert Silva del Partido Colorado (candidato a Vicepresidente) y Guido Manini Ríos de Cabildo Abierto y finalmente fue la de la derecha tradicional con Beatriz Argimon del Partido Nacional (candidata a Vicepresidenta) y Pablo Mieres del Partido Independiente.

Si bien como organización social respetamos las decisiones individuales de las personas indígenas del país. Por lo cual respetamos cualquier decisión que tome un n´chalá de cara a estas elecciones. Sin embargo debemos señalar y alertar sobre los presidenciables y proyectos políticos y sus visiones sobre la agenda indígena. Debemos practicar una Democracia consciente y por lo cual debemos evaluar cómo se posiciona el sistema político ante la agenda indígena. Este informe dará algunas consideraciones sobre lo visto en las rondas con los presidenciables. Y recomendamos que los n´chalat vean los videos de las consultas y saquen sus propias conclusiones.

Los temas de la agenda indígena que se preguntaron fueron sobre el reconocimiento del Genocidio Charrúa (este a todos los candidatos), sobre la Ratificación del Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales (a Martínez, Abella y a Argimon) y sobre el reconocimiento cultural y educativo de los pueblos originarios (a Silva). Entre las preguntas también se consultó sobre derechos humanos, vivienda, bienestar animal, acciones afirmativas para población afro, sobre situaciones de trata y tráfico de personas en el contexto de instalación de mega-plantas de celulosa, educación sexual integral y políticas de salud para diabéticos y celíacos entre otros temas.

De los 6 candidatos consultados, sólo hay 2 que tienen posiciones bien sólidas y fundamentadas sobre el tema. Estos son Gonzalo Abella de la Unidad Popular y Robert Silva del Partido Colorado. Los otros candidatos demostraron que jamás se preocuparon en informarse sobre el tema de los derechos indígenas y dieron respuestas muy ambivalentes. El candidato de la Unidad Popular argumento con buenos fundamentos a favor del reconocimiento del Genocidio Charrúa y de la ratificación del Convenio 169 de la OIT. Es más Abella aprovechó para demostrar que es un gran conocedor de la historia indígena del país. Silva fue totalmente al revés, no solo manifestó estar en contra del reconocimiento del Genocidio Charrúa sino que incluso justificar las Campañas de Rivera. Silva manifestó la posición del Partido Colorado de mantener la tradición riverista absolutamente anti-indígena. Es curioso que el Partido Colorado que ahora es dominado por los neoliberales a rajatabla de Talvi y no por los riverista de Sanguinetti, incorporen toda la perspectiva riverista sobre el tema indígena. 

Martínez del Frente Amplio se notaba que no tenía muchos fundamentos para hablar del tema indígena. Hablaba de que es importante “reconocer los orígenes” y que se tendría que poner una placa en el lugar de la Masacre de Salsipuedes (se ve que nunca se enteró de que ya existe un monumento en el lugar). Sobre la ratificación del Convenio 169 de la OIT dijo “no se, tengo que informarme”, siendo la única de las preguntas de todas que dijo no saber de qué se trataba. Es curioso que siendo el Frente Amplio de los pocos partidos que en su programa tiene un apartado sobre políticas específicas para “población con ascendencia indígena” (apartado del programa del FA que se logró debido a que varios n´chalá participaron en su elaboración y debate en el Plenario Nacional del FA), Daniel Martínez no haya mencionado ni siquiera una de las políticas sobre población indígena que aparecen en el programa. Esto evidencia que Martínez no maneja todo lo que dice el programa del FA. Esto nos hace preguntarnos si el gobierno de Martínez se regirá por las directrices del programa del FA o él realizará su propia agenda de gobierno separada del FA. 

Argimon del Partido Nacional sostuvo que ella como persona estaba convencida de que lo que había sucedido con los charrúas era un Genocidio y que tendría que haber algún tipo de legislación de reconocimiento de los descendientes de indígenas. Sin embargo dijo que esa era su posición personal ya que el Partido Nacional no tiene una posición unificada sobre el tema. Sostuvo que es un tema que no se ha discutido en la interna del partido y por eso no había ningún lineamiento sobre población indígena en el programa del PN. Esto significa que por más buenas intenciones que pueda tener ella, no hay nada que la obligue a impulsar una agenda de reconocimiento indígena. También significa que en un eventual gobierno del PN el impulso de la agenda indígena dependerá de voluntarismo y buenísimos individuales pero no será para nada una política de gobierno. Esto significa que el gobierno del PN no será diferente de lo que viene siendo el gobierno del FA en materia indígena, se dedicara a tapar incendios a medida que estos aparezcan pero no hará nada de trascendencia. 

Por su lado Mieres del Partido Independiente dijo casi lo mismo que Martínez diferenciándose en muy pocos aspectos. Manini Ríos de Cabildo Abierto sostuvo que su partido “reconoce a las minorías afro y de pueblos originarios” pero luego sostuvo que “todos somos descendientes de inmigrantes” haciendo alusión a los migrantes europeos llegados a finales del siglo XIX y el 900. Manini entró en una aparente contradicción al por un lado reivindicar la herencia europea absoluta (utilizó la palabra “todos”) y por otro lado decir que reconocía a los afro-descendientes e indígenas. También sostuvo que en la “historia nacional” no solo hubieron hechos de grandeza sino también hechos luctuosos como el ocurrido en Salsipuedes en “1832” (el General retirado se equivocó la fecha ya que la Masacre de Salsipuedes ocurrió en 1831). Es curioso que Guido Manini Ríos quien pertenece a una familia que se remonta hasta los militares riveristas del siglo XIX, no haya defendido las Campañas de Rivera como sí lo hizo Silva del Partido Colorado. Debemos señalar que entre los jóvenes militantes que trajo Manini cuando dio su charla había muchos con una clara estética neonazi. En este sentido podemos hacer una serie de interpretaciones de los dichos del General retirado. En primer debemos señalar que los nazis no desconocer a las minorías étnicas sino todo lo contrario, las construyen como un “Otro” absoluto. Recordemos que los nazis primero desarrollaron políticas de segregación y al final de la guerra fue que desarrollaron sus proyectos de limpieza étnica. Esto significa que en la mentalidad fascista es central la construcción del Otro étnico, con separación y segregación del mismo. Y si este se resiste, ahí viene el proyecto de limpieza étnica. Es así que Cabildo Abierto (a nuestro criterio) construye un paternalismo caucásico con las “minorías étnicas”. Sin embargo su concepción es muy distinta a la del liberalismo positivista conservador que rige al Partido Colorado desde el siglo XIX. Para esta tradición liberal positivista y conservadora, los pueblos originarios somos una aberración que debe desaparecer. Para las personas indígenas es peor un liberal conservador colorado que un neofascista de Cabildo Abierto.

La presencia y el contexto de las charlas de los candidatos también hablan mucho del perfil de los presidenciables y de sus partidos. Ya mencionamos que muchos militantes jóvenes de Cabildo Abierto tienen estéticas neonazis. Debemos señalar que los dos partidos que llevaron más militantes a las actividades fueron el Frente Amplio y Cabildo Abierto, luego le siguen el Partido Nacional y la Unidad Popular y el Partido Colorado y el Partido Independiente fueron los que menos militantes llevaron. En el caso de los militantes del Partido Nacional, todos parecían de clase alta. 

También señalamos que los presidenciables que respondieron enseguida las preguntas sobre la agenda indígena fueron Martinez, Abella y Silva. Para los casos de Manini, Argimon y Mieres fue necesario que la periodista presentadora les tuviera que volver a realizar la pregunta. Esto significa que en el fondo ni Manini, ni Argimon, ni Mieres tienen muy presente la agenda indígena. Es evidente que Silva respondió rápidamente porque su partido tiene una posición política radicalmente en contra. Al parecer sólo Martinez y Abella tienen en su mente cierta sensibilidad de dar respuestas sobre el tema.
Debemos mencionar que las personas indígenas si bien somos una singularidad cultural con nuestras propias particularidades y prioridades. También estamos insertos en la sociedad uruguaya. Por lo cual también nos interesan toda otra cantidad de elementos. Y obviamente que los candidatos respondieron de forma distinta con respecto a otras agendas. Ese es el problema con algunos postulados de Gonzalo Abella sobre el tema de las políticas para combatir las desigualdades de género. Recordar que muchas personas indígenas también son mujeres que además de sufrir racismo, sufren machismo y sexismo. Algo similar podemos decir sobre las propuestas de crear cuerpos policiales con “ninis” de Manini Ríos, las propuestas de militarización de algunos sectores del Partido Nacional, de los ajustes sociales que sostienen los colorados y los del Partido Independiente o de la negativa a discutir sobre UPM del Frente Amplio. Por lo cual recomendamos ver los videos completos de las charlas de los candidatos. Apelamos a que la conciencia étnica y política de las personas indígenas los guía para tener buenas decisiones en estas elecciones nacionales 2019.

Para ver la charla de Daniel Martinez les recomendamos ver entre los minutos 26:18 y 30:20 en donde habla específicamente de la agenda indígena y las políticas de memoria sobre la última Dictadura. Link: https://www.facebook.com/EspacioVar/videos/1153491581504690/UzpfSTI2MjEzMjQyMDUyOTE2MToyNDkyOTY5MDU3NDQ1NDc1/?epa=SEARCH_BOX 
Para ver la charla de Gonzalo Abella les recomendamos ver entre los minutos 33:24 y 40:35 en donde habla específicamente de la agenda indígena y las políticas de memoria sobre la última Dictadura. Link: https://www.facebook.com/EspacioVar/videos/317313742394108/UzpfSTI2MjEzMjQyMDUyOTE2MToyNDkzMDI3Njk0MTA2Mjc4/?epa=SEARCH_BOX 
Para ver la charla de Robert Silva les recomendamos ver entre los minutos 27 y el 32  en donde habla específicamente de la agenda indígena y las políticas de memoria sobre la última Dictadura. Link: https://www.facebook.com/EspacioVar/videos/682290105582268/UzpfSTI2MjEzMjQyMDUyOTE2MToyNTAyMjAyMTQzMTg4ODMz/?epa=SEARCH_BOX 
Para ver la charla de Guido Manini Ríos les recomendamos ver entre los minutos 16 al 17 y del 26 al 27:30 en donde habla específicamente de la agenda indígena y las políticas de memoria sobre la última Dictadura. Link: https://www.facebook.com/EspacioVar/videos/1654287134701989/UzpfSTI2MjEzMjQyMDUyOTE2MToyNTAyMjU0MjgzMTgzNjE5/?epa=SEARCH_BOX 
Para ver la charla de Beatriz Argimon les recomendamos ver entre los minutos 38:18 al 39 y del 47: 54 al 48:22 en donde habla específicamente de la agenda indígena y las políticas de memoria sobre la última Dictadura. Link: https://www.facebook.com/EspacioVar/videos/909732976052112/UzpfSTI2MjEzMjQyMDUyOTE2MToyNTE1NTExODM1MTkxMTk3/?epa=SEARCH_BOX 




domingo, 16 de junio de 2019

Declaración Pública del Consejo de la Nación Charrúa sobre la Campaña Electoral y los derechos y dignidad de las personas indígenas.


En el marco de la campaña electoral Presidencial y a pocas semanas de la Elección Interna, en donde los partidos políticos elegirán a sus candidatos únicos para la competencia por la Presidencia de la República, se ha realizado un uso indebido de imagen, que ha sensibilizado a nuestra organización.

Esta declaración se propone alertar sobre el uso indebido de la imagen y los símbolos indígenas. Somos un organización ante todo no partidaria y no religiosa, y en este sentido, es un llamamiento a que se realice un debate político serio sobre los derechos indígenas en nuestro país, siendo uno de nuestros principales objetivos lograr una mayor auto-identificación y reconocimiento indígena en el Uruguay de acuerdo a los estándares establecidos en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos.

Recientemente se difundió un spot[1] publicitario del sector político Casa Grande (Lista 3311) del Frente Amplio, que impulsa la candidatura de Daniel Martínez en la interna de esa fuerza política. En dicho spot, en el minuto 0:12 aparece la imagen (la cámara enfoca directamente a su rostro) de la Secretaria de nuestra organización, Mónica Michelena Díaz. Ella, que es integrante y fundadora de nuestra organización, es vista luciendo algunos de los símbolos más representativos de nuestra cultura: la vincha, la pluma y la caracola.

Su imagen aparece entre frases que hacen alusión a la protección del medio ambiente y del reconocimiento de nuevos derechos, dando a entender la idea de que nuestra n’chalá apoya la candidatura de Martínez, así como también puede interpretarse que dicho sector está comprometido con nuestras demandas de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas.

Nuestra n’chalá, Mónica Michelena Díaz, nos ha manifestado que en ningún momento este sector político le consultó para utilizar su imagen en dicho spot publicitario electoral. Más aún cuando la imagen en donde ella aparece, fue captada durante una de las tantas marchas por los derechos de la Madre Tierra y de las Mujeres, en que nuestra n’chalá ha participado.

De acuerdo a la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, la cual el Estado Uruguayo ha suscrito, se debe desarrollar la Consulta Libre, Previa e Informada a las personas y comunidades indígenas en los asuntos que les afectan. Este spot publicitario no respeta este derecho. Este hecho lamentable, merece la reflexión de las personas indígenas y de todo el sistema político uruguayo, para garantizar que no se vuelvan a producir estos hechos.

Como organización indígena no estamos en contra de que aparezcan personas indígenas en spots de los distintos partidos políticos, en el entendido de que ello contribuye a romper con nuestra invisibilización. Pero esto siempre y cuando se cumpla la condición fundamental de haber sido consultadas y hayan dado su consentimiento; y siempre que ese sector haya trabajado efectivamente en pro de nuestros derechos indígenas o de nuestras reivindicaciones. Estaremos rotundamente en contra de cualquier sector político que busque beneficios electorales de nuestras imágenes sin habernos consultado previamente.

Utilizar a las personas indígenas sin consultarles, es una práctica colonialista que debe ser erradicada. El derecho a la Consulta Libre, Previa e Informada es un derecho consagrado en la legislación internacional que debe respetarse. Llamamos a todos los n’chalá del país a denunciar ante la INDDHH cualquier caso de abuso de este tipo.

La utilización de símbolos indígenas, en vaciamiento de su significado a modo de folklorismo, sin impulsar debates serios sobre los derechos indígenas contraviene principios éticos que entendemos que debieran orientar la política. La utilización de imágenes y símbolos con fines electorales pero sin impulsar las discusiones de fondo, es una forma de politiquería y no de Política. La discusión política seria, es la del proyecto de país que queremos para el Uruguay. En este caso, la discusión acerca del rol de los pueblos indígenas en el proyecto país que se impulse. Es por eso que hacemos un llamado a todos los partidos políticos, a impulsar un Gran Debate Nacional sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la inclusión de las personas y comunidades indígenas en sus proyectos políticos. Nunca Más un país sin nosotros, Nunca Más un Uruguay que nos invisibiliza y nos utiliza. Uruguay es un país que también es indígena, y el sistema político debe reconocerlo.

Nuestro fin con este comunicado no es atacar a Casa Grande ni a la candidatura de Daniel Martínez. Nuestro fin es hacer un llamado de atención a todo el sistema político. Un llamado, a que la utilización inconsulta de la imagen de personas indígenas no vuelva a ocurrir, y un llamado para que se discuta con seriedad la temática indígena en esta campaña presidencial.

El CONACHA está dispuesto a dialogar con Casa Grande así como con cualquier otra organización política para impulsar el Buen Vivir de nuestro pueblo. Si bien nos proponemos dialogar con el sistema político, nuestra organización no se embandera con ningún partido o sector político. Nuestra organización lucha por el Buen Vivir y la Libre Determinación del Pueblo - Nación Charrúa transfronterizo.

Por último declaramos expresamente nuestra adhesión a las decisiones personales que pueda adoptar nuestra n’chalá Mónica Michelena Díaz, ya que su dignidad personal no ha sido contemplada como es debido.



[1] Ver el spot: https://www.youtube.com/watch?v=UGN2cmNQA7Y (consultado 15/6/2019)

domingo, 18 de noviembre de 2018

DECLARACIÓN DEL CONACHA EN CONTRA DE UMP 2.


Como pueblo indígena nos sentimos profundamente interpelados por la instalación y consolidación de la industria forestal, en todas sus formas, desde las plantaciones hasta las mega plantas, industria que llegó al Uruguay en el apogeo de los gobiernos neoliberales a finales de los 80 y principios de los 90 pero que ningún gobierno ha querido frenar. No sólo que no han querido, sino que los gobiernos subsecuentes han profundizado este modelo neoliberal de destrucción de la Madre Tierra.
Nos duele profundamente que nuestro territorio, la tierra de nuestros ancestros, sea colonizado por un modelo basado en el capital trasnacional que desertifica los suelos, destruye los recursos hídricos, elimina la biodiversidad, ayuda a la concentración de la tierra y expulsa a los pequeños productores de sus tierras.
Como charrúas sabemos muy bien lo que es el acaparamiento de tierras por parte de extranjeros ya que eso lo venimos viviendo desde hace 526 años. Y mientras a nosotros nos cuestionan desde los medios de comunicación y desde el poder político por posibles reclamos territoriales, empresas forestales de origen extranjero tienen más de 200.000 ha y beneficios impositivos.
Hoy como hace 526 años "Nos siguen llegando rubios, y les abrimos la casa, y les llamamos amigos. Pero si llega cansado, un indio de andar la sierra, lo humillamos y lo vemos, como extraño por su tierra" como decía una vieja canción.
 Desde el CONACHA nos hemos posicionado en contra del modelo forestal desde el 2007. En ese momento contra la primera planta de Botnia-UPM. Y desde ese momento reclamamos parar con la forestación indiscriminada, detener la instalación de plantas de celulosa en Uruguay. Reclamamos también impedir el uso de las tierras tradicionalmente dedicadas a la producción de alimentos para los pueblos, para las plantaciones de monocultivos forestales. No solamente porque tienen como destino el consumismo del  primer mundo, sino porque además luego de la construcción de la planta, provocan pobreza y prostitución infantil en la población local.
Para nosotros los charrúas el planeta es un cuerpo vivo, único, donde nosotros no somos más que partes indisolubles, y por eso creemos que el agua es la sangre de la tierra. Por lo tanto, enfermarla con los deshechos de las pasteras es atentar contra la vida.  
En estas fechas se estarán reuniendo en Buenos Aires la Cumbre del G20 en donde los líderes de las principales potencias decidirán los destinos de las políticas laborales, ambientales y de pueblos indígenas y minorías étnicas a espaldas de nuestros pueblos.
Sólo la lucha de los pueblos podrá defender a nuestra Madre Tierra del neo-colonialismo, y es por este motivo que nosotros vamos a seguir caminando en conjunto con las organizaciones y personas que vayan en esta dirección.
También reclamamos que el Estado ratifique el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales que establece como uno de sus principios el derecho a la consulta libre, previa e informada. El derecho a la consulta libre, previa e informada de las comunidades indígenas puede ser una muy potente herramienta jurídica para frenar  los megos proyectos extractivistas. Hay innumerables casos en el continente que lo demuestran.
Queremos que nos acompañen en la lucha por el reconocimiento de nuestros derechos ancestrales así como la concreción de instrumentos jurídicos que sirvan para frenar al neo-colonialismo. Por último, con mucho dolor queremos hacer una mención al caso del comunero mapuche Camilo Catrillanca del lof Temucuicui que fue asesinado recientemente de forma cobarde por las fuerzas especiales del Estado Chilena llamada "Comando Jungla".

martes, 16 de octubre de 2018

A 526 años del comienzo de la invasión europea, nuestra América Indígena RESISTE!!


Como cada ‪12 de octubre‬, desde 1992 nos reencontramos en este día
que representa para nosotros el comienzo de la aberrante y dolorosa 
 invasión,  saqueo, despojo,  genocidio y etnocidio de los Pueblos indígenas
y Afrodescendientes.
Recordando la resistencia de nuestros antepasados y continuando su
lucha.

Un día donde no hay nada que celebrar, más bien debatir y reflexionar
sobre lo que supuso la llegada de los europeos a nuestro continente. 

La historia de América-Abya Yala no comenzó en 1492, cuando llegó
Cristóbal Colón con sus carabelas. El continente no fue "conquistado",
sino que ya estaba habitado por pueblos que atesoraban una gran
riqueza cultural. Los pueblos originarios no fueron civilizados: fueron
saqueados, sometidos y silenciados.



Día de la raza, Descubrimiento de América, encuentro de los mundos,
día de la diversidad cultural o como quieran llamarle, lo cierto es que
por más que desde la hegemonía del poder quieran disfrazar el verdadero
significado de esta fecha, a fin de anular la memoria y el sentimiento de
los pueblos sobre el genocidio y ultraje cometidos,  el 12 de Octubre
sigue siendo una fecha conmemorativa de los pueblos indígenas y
afrodescendientes en lucha y resistencia.




Hablar del “día de la raza” en nuestros días es una contradicción.
Investigaciones sociológicas y antropológicas en la actualidad han
demostrado que no existen razas puras, denominar este día como
‘Día de la Raza’ es interpretado como la celebración de una sola, la
hispánica.
Este “encuentro de mundos” sólo ha significado por siglos derramamiento
de sangre en invasión territorial e invasión cultural mediante la espada
y la cruz.
Desde el año 2012 un grupo de organizaciones indígenas y Afrodescendientes
hemos estado  proponiendo el cambio de nombre a esta fecha, sin
resultado.
Hoy insistimos en que este día debe reconocerse como el
"Día de la Resistencia Indígena y Afrodescendiente".

El  12 de octubre constituye simbólicamente el inicio de una  ocupación 
político militar que tuvo como resultado el exterminio de más  de 80 
millones de personas y la esclavitud y desplazamiento forzado de  otras 
cientos de miles, pertenecientes a pueblos originarios de América-Abya Yala
y  África

La  colonización supuso para los pueblos ocupados la destrucción de 
su  sistema político, la represión de su espiritualidad y sus sistemas  
culturales, que devino en pérdida de diversidad no sólo para estos  
pueblos sino para el conjunto de la humanidad.

La  colonización, sumada a los sistemas patriarcales ya instalados  
ancestralmente,
significó un sometimiento aún mayor de las mujeres   indígenas, que
sufrieron violaciones sexuales masivas como parte de la   estrategia de
dominación y fueron obligadas a cumplir tareas necesarias   para el
mantenimiento del sistema patriarcal colonial, limitando su   desarrollo
pleno como personas.

La  colonización es una de las causas históricas más importantes del  
desconocimiento actual de los saberes de los pueblos originarios, del  
menosprecio de sus lenguas y de sus sistemas de salud y de organización  
social y en definitiva, de las restricciones a su autonomía y  soberanía.

La  colonización instauró estructuras político sociales profundamente  
racistas y discriminadoras que establecen una supuesta superioridad
de   los pueblos ocupantes sobre los ocupados, que se mantienen
hasta hoy en   la mayoría de los países resultantes del proceso de
colonización y que   son la base de las principales desigualdades,
conflictos armados,   violaciones de derechos humanos y de la situación
de vulnerabilidad de   las poblaciones indígenas.

La  falta de una mirada crítica de la colonización ha minimizado el 
impacto de los procesos descritos anteriormente, haciendo posible que 
se  instalen discursos que la justifican como mecanismo “civilizatorio” 
que  ha hecho posible el “desarrollo” de los territorios ocupados.

Este  discurso sigue legitimando hasta el día de hoy la sistemática 
exclusión  política, cultural y social de los pueblos indígenas por los 
estados en  los que nacieron, así como la expropiación de los  territorios
habitados  por los pueblos originarios sobrevivientes como  estrategia de 
apropiación de los recursos naturales de los mismos,  llegando inclusive
a  considerarlos terroristas cuando muestran  resistencia a abandonar 
dichos territorios.

Nuestros  derechos  fundamentales y la misma supervivencia de la
tierra se  encuentran cada  vez más amenazados por la acción del
mercantilismo sin  escrúpulos de las  multinacionales y corporaciones
transformando en títeres a los  gobiernos.

Los  pueblos originarios continuamos desde el inicio de la colonización  
histórica un proceso de resistencia para la defensa y preservación de  
sus sistemas ecológicos y culturales, en una situación de desigualdad 
ante los intereses privados y la limitada voluntad o capacidad de los 
Estados para respetar y proteger su soberanía, sus derechos y su 
existencia misma.

Resistimos construyendo alternativas a pesar de la criminalización y
de la represión a los movimientos sociales.
No  es posible dar vuelta a la historia y eliminar los estragos  causados 
por la colonización.

Sin embargo, sí que es posible accionar  para  visibilizar las diferentes
visiones y vivencias sobre esta parte de  la  historia, apoyar la acción
de la justicia y la reparación de los  daños  causados y, especialmente,
la no repetición del daño ya sea de  manera  simbólica o material y
trabajar para la superación del sistema   económico político global que
funda sus raíces en todo tipo de   colonización.
Nos preocupa la creciente criminalización hacia los activistas indígenas
que se está dando en el continente, bajo el rótulo de "terrorista" para
perseguir a los liderazgos indígenas. Como es el caso alarmante del
gobierno dictatorial de Filipinas que acusó a la
Relatora de Naciones Unidas para los Derechos Indígenas, Vicky Tauli Corpuz
de "terrorismo".

Este rótulo viene siendo utilizado por países como Colombia, Perú,
Chile y Argentina para criminalizar a nuestros pueblos.

También nos preocupa los crecientes casos de asesinatos de mujeres
activistas indígenas como Berta Cáceres del pueblo lenca y
Macarena Valdés del pueblo mapuche, asesinatos que siguen impunes,
utilizados para frenar los procesos de empoderamiento indígena y así
favorecer las lógicas extractivistas y militaristas.

En este sentido nos preocupa el éxito político de Jair Bolsonaro en Brasil.
Un candidato presidenciable que ha declarado públicamente que
levantara las demarcaciones de tierras indígenas para entregar dichas
tierras a los latifundistas y en cuyo programa político está la eliminación
de las acciones afirmativas para pueblos indígenas, afro-descendientes
y LGBT.

Con estas declaraciones nos preocupa seriamente el futuro de nuestros
hermanos brasileños. Personajes como Bolsonaro van en la misma línea
que Donald Trump, que representan la emergencia del neofascismo, a
través de nuevos regímenes autoritarios que plantean la represión absoluta
hacía nuestros pueblos.
Como pueblos indígenas debemos evitar el avance del neofascismo en
nuestra región.

Para cambiar el paradigma civilizatorio imperante es necesario:

  • Fortalecer la soberanía de los pueblos, que se  respeten  las
    semillas ancestrales y se proteja su diversidad,  favoreciendo aquellos 
  • modelos de vida, de producción y de cultivo que  sean respetuosos, que 
  • promuevan el consumo responsable, y cuyo impacto  en los ecosistemas
  • sea  mínimo, favoreciendo la utilización de energías  alternativas.

  • Que los  pueblos originarios, verdaderos guardianes de la  naturaleza,

  • tengan el  derecho a recuperar sus territorios ancestrales y a  vivir de
  • acuerdo  con su cultura.
.
En  este sentido hacemos un llamado a todas las personas,  colectivos, 
asociaciones e instituciones a iniciar procesos de reflexión  y acciones 
que favorezcan una resignificación del 12 de Octubre, que  permitan
una  relación más digna e igualitaria entre los pueblos.

Es en esta fecha fundamental que reflexionemos juntos sobre la
mercantilización de la vida, la contaminación y depredación de la
Madre Tierra por las industrias extractivas y los grandes proyectos de
infraestructura, el consumismo y la criminalización de las luchas sociales.
 
Desde nuestra cosmovisión como pueblos originarios del Abya Yala no
concebimos al ser humano como ente ajeno a los elementos que sustentan
su vida, como el agua, el aire y la tierra, por eso consideramos que
atentar contra éstos, es atentar contra nuestras vidas.

Por ser los guardianes herederos de nuestro medio ambiente, haciendo
honor a nuestros ancestros, declaramos nuestras preocupaciones.

Vivimos en  un país forestado con políticas que han favorecido la
compra indiscriminada de tierras por extranjeros, el uso irresponsable
y la privatización del agua,  de nuestros suelos y de ventajas legales
otorgadas a multinacionales.
Denunciamos, asimismo, que el uso de nuestras tierras para la plantación
de soja transgénica y el uso indiscriminado de agrotóxicos, provocan el
inexorable deterioro de todos nuestros ecosistemas y de  nuestra salud.
Para nosotros, el planeta es un cuerpo vivo, único, donde nosotros no
somos más que partes indisolubles, y por eso creemos que el agua es
la sangre de la tierra. Por lo tanto, enfermarla con monocultivos y
agrotóxicos, es atentar contra la vida.  
También alertamos sobre la emergencia de ideologías de odio que
plantean el Supremacismo Racial y el Militarismo. No le demos la más
mínima cabida al Neofascismo.

Desde CoNaCha (Consejo de la Nación Charrúa) saludamos y
agradecemos a nuestra Onkaiujmar, a nuestros hermanas y hermanos 
de Clan Chonik, afrodescendientes, a quienes nos apoyan y defienden
la vida y a los pueblos originarios de toda el Abya Yala.

¡Contra la imposición de las actividades extractivas!
¡No a UMP2!
¡No a la Ley de Riego!
¡No al Racismo!
¡Por los Derechos de la Madre Tierra!
¡Por el pleno ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas!
¡Por el buen vivir de todos los pueblos del Abya
Yala!

Basquade, inchalá!

¡Amdá Aú Etriec Geppian Oyendau!   (¡Buscamos la verdad sembrando la memoria!)

Consejo de la Nación Charrúa

CONACHA